La justicia social es una cuestión de vida o muerte.

Afecta al modo en que vive la gente, a la probabilidad

de enfermar y al riesgo de morir de forma prematura.

Vemos maravillados como la esperanza de vida y

el estado de salud mejoran de forma constante en

algunas partes del mundo, mientras nos alarmamos

ante el hecho de que eso no ocurra en otros lugares.

La esperanza de vida de una niña que nazca hoy

puede ser de 80 años, si nace en determinados países

o de 45 años, si nace en otros. Dentro de cada país

hay grandes diferencias sanitarias estrechamente

ligadas al grado de desfavorecimiento social.

Semejantes diferencias no deberían existir, ni dentro de

cada país ni entre los países.

En el espíritu de la justicia social, la Organización

Mundial de la Salud (OMS) puso en marcha en 2005

la Comisión sobre determinantes sociales de la salud,

con el fi n de recabar datos científi cos sobre posibles

medidas e intervenciones en favor de la equidad

sanitaria y promover un movimiento internacional para

alcanzar ese objetivo.

Link al pdf del informe completo:

http://www.who.int/social_determinants/final_report/csdh_finalreport_2008_execsumm_es.pdf