Según un estudio en Canadá

Hay tumores que no detecta la colonoscopia

Sin embargo, es la herramienta más efectiva con que se cuenta

Miércoles 17 de diciembre de 2008 | Publicado en edición impresa 

Gina Kolata
The New York Times

NUEVA YORK.? Durante años, muchos médicos y pacientes consideraron que la colonoscopia, el estudio que permite prevenir el cáncer colorrectal, era prácticamente infalible. Hacerse el estudio y que le extirparan los pólipos precancerosos garantizaría no tener cáncer de colon.

Dos meses atrás, un equipo de investigadores reveló que el estudio no detectaba un tipo de pólipo frecuente en la pared intestinal. Y ahora una investigación hecha en Canadá demuestra que la colonoscopia es mucho menos precisa de lo esperado. En el nuevo trabajo, cuyos resultados se publican en la revista Annals of Internal Medicine , el estudio diagnóstico no detectó casi ninguno de los tumores del lado derecho del colon, que es donde los cánceres son más difíciles de identificar y se aloja alrededor del 40% de los tumores. Tampoco detectó un tercio de los tumores del lado izquierdo.

En realidad, en lugar de prevenir el 90% de los cánceres, como habitualmente les dicen los médicos a sus pacientes, la colonoscopia prevendría entre el 60 y el 70% de los casos. “Es un resultado realmente inesperado -dijo el doctor David F. Ransohoff, gastroenterólogo de la Universidad de Carolina del Norte-. Nos hace detenernos a pensar cuánto sabemos realmente.”

Aun así, el equipo dirigido por Ransohoff insiste en que los pacientes deben seguir haciéndose el estudio porque es altamente efectivo. Pero también les recomienda elegir a los mejores colonoscopistas, ser muy cuidadosos con el tan desagradable proceso previo de limpieza intestinal e informarle al médico inmediatamente sobre cualquier síntoma, como un sangrado, aun cuando ocurra inmediatamente después del estudio.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer informó que aunque el estudio sea menos efectivo de lo pensado, no está estudiando modificar los intervalos recomendados para realizar la colonoscopia porque sigue previniendo la mayoría de los cánceres, y sus costos y riesgos no lo justifican.

La sociedad científica y los centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) están desarrollando herramientas de medición de calidad para que los médicos puedan autoevaluarse y mejorar la atención. Mientras tanto, los gastroenterólogos aseguran que la investigación muestra la falta de evidencia que tiene la creencia frecuente de que todo paciente con un resultado negativo de la colonoscopia está casi totalmente protegido durante por lo menos una década. “No debemos prometer de más -dijo Ransohoff, autor de un artículo editorial sobre el trabajo-. Debemos analizar la evidencia y no ir más lejos.”

El equipo comparó a cada una de las 10.292 personas que habían muerto por cáncer de colon con 5 habitantes de la misma región, de la misma edad, sexo y nivel socioeconómico. Analizaron a cuántos participantes se les habían hecho colonoscopias y si los médicos les habían extirpado los pólipos. Después, el equipo comparó los resultados de ambos grupos y analizó cuánto había disminuido la tasa de mortalidad por cáncer de colon entre los pacientes a los que se les había hecho el estudio.

Los resultados fueron “un shock”, dijo la doctora Nancy N. Baxter, autora principal de la investigación y cirujana colorrectal de la Universidad de Toronto. Al ver los resultados, comentó, “le pedí al analista que volviera a revisar los datos”.

Ahora, señalan los investigadores, el desafío es descifrar por qué la colonoscopia pasó por alto tantos tumores, en especial, los del costado derecho del colon, y si existe alguna solución para ese problema.

Podría ser también que los médicos canadienses no estuvieran lo suficientemente capacitados para leer los estudios. Alrededor de un tercio de los estudios había sido realizado por médicos clínicos y de familia, que podrían no haber tenido la experiencia suficiente como para hacerlos bien.

Pero, opinó el doctor Douglas K. Rex, director del Servicio de Endoscopia y profesor de medicina de la Universidad de Indiana, eso no podría ser la única explicación porque hay por lo menos un estudio, que aún no fue publicado, sobre pacientes del servicio Medi-Cal, en California, que también halló que la colonoscopia había pasado por alto muchos cánceres del lado derecho del colon.

Esto abre más posibilidades. Quizá los pacientes no eliminaron toda la materia fecal de los intestinos, lo que representa un problema especial para el costado derecho del colon.

“Tras finalizar el proceso de limpieza, el moco y las secreciones intestinales comienzan a salir del intestino delgado y del colon”, explicó Rex. Las secreciones, agregó, pasan de la base del apéndice al costado derecho del colon y son “muy pegajosas” y pueden oscurecer los pólipos.

Una solución, que está respaldada por seis investigaciones, es asegurarse de dejar pasar un corto período entre el momento en el que el paciente termina de tomar el laxante para limpiar los intestinos y la colonoscopia. Eso significa generalmente tener que tomar la mitad del laxante la noche anterior al estudio y el resto por la mañana. Esto, agregó el experto, es algo que los pacientes no hacen frecuentemente, pero que muchos médicos recomiendan.

Además, los pólipos planos y pediculados tienden a juntarse en el costado derecho del colon. También lo hacen otros tipos de lesiones, que podrían convertirse en cánceres más rápido que los pólipos más típicos.

“Si tuviéramos que dar un solo mensaje, sería que las colonoscopias son la forma en que se reduce la mortalidad por cáncer -dijo Ransohoff-. La colonoscopia es un buen examen, aunque no es totalmente efectivo. ¿Y sabe qué? Deberíamos sentirnos contentos.”

Claves

 

 

  • Se detecta en etapas avanzadas. Según el registro provincial, el 72% llega a los hospitales públicos cuando ya es poco lo que se puede hacer
  • Frecuencia. Es del 16,91%, por encima del de mama, con 13,9%, y el de próstata, con 9,1%. Hace ocho años, los tumores de mama tenían una frecuencia de 14,5% y los de colon aparecían en 12,9% de los casos.
  • Primero en incidencia. Es el balance que arrojan los últimos resultados del Registro del Cáncer de la Provincia de Buenos Aires sobre el cáncer colorrectal.