Recordemos brevemente los últimos sucesos epidemiológicos que tuvieron lugar en el hemisferio sur de nuestro continente, iniciados en 2007 con un brote epidémico histórico en Paraguay, repetido luego en 2008 en Brasil, y recientemente en 2009 generando en Bolivia la mayor epidemia en 20 años, estudiando declarar el estado de “desastre nacional”.

Mientras tanto en Argentina se presentó el mayor brote epidémico de Dengue en la historia del país, con miles de afectados -principalmente en las provincias de Salta, Chaco y Catamarca-, y una latente expansión hacia el resto del país.

El transmisor del virus es el mosquito Aedes Aegypti que pone sus huevos de larvas en agua limpia -de lluvia o de riego-  y estancada -ya sea en floreros, tanques de agua sin tapa, lonas, macetas, cacharros y/o recipientes de basura-  muy frecuente de hallar en el ámbito peri-doméstico.

Por todo ello decimos que la responsabilidad de la eliminación de estos criaderos  debe abordarse desde todos los niveles sociales (personal, familiar, institucional y fundamentalmente desde la comunidad en general). El punto clave es el saneamiento ambiental, imposible de lograr sin un cambio de actitud en la población, que lleva tiempo, exige fuertes acciones de educación para la salud, e implica asumir responsabilidades.

El link para bajar las nuevas guías de Dengue del Ministerio de Salud de la Republica Argentina es: http://www.msal.gov.ar/dengue/index.html