SML 2017

La celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna eligió como lema para este año “Lactancia materna: construyendo alianzas por el bien común, sin conflicto de intereses”, con el cual se propone la acción comprometida de todos los actores sociales -gobiernos, lugares de trabajo, equipos de salud y la propia comunidad- para facilitar, valorar y alentar la libre lactancia materna.

Bajo esta premisa, referentes de la sociedad civil, empresas y autoridades gubernamentales se reunieron en el Auditorio del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires durante el “Primer encuentro de lactarios institucionales: lactancia materna y conciliación laboral”, que tuvo como objetivo promover la valoración y creación de lactarios como herramienta destinada a las mujeres que han decidido retomar sus actividades laborales y continuar amamantando.

Durante el primer panel, dedicado a “Lactancia materna y conciliación familiar-laboral”, el Dr. Mario Martínez, especialista en lactancia de la Fundación AEQUUS, planteó la necesidad de abordar la lactancia materna como un tema de salud pública y de capacitar y formar a los equipos de salud para que se conviertan en actores estratégicos en la promoción y protección de la lactancia materna exclusiva.
La Organización Mundial de la Salud alerta que la lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Las prácticas de amamantamiento deficiente ocasionaron casi un 12% de todas las muertes en niños menores de 5 años en 2011, es decir, cerca de 800.000 defunciones.

Completaron la presentación la Fundación Padres y la Asociación Civil Argentina de Puericultura, quienes destacaron los beneficios para la salud y los vínculos familiares, así como su contribución al desarrollo sostenible.

Durante el segundo panel: “Lactarios institucionales en la Ciudad de Buenos Aires”, la puericultora Bettina Pla, de la Dirección de Fortalecimiento de la Sociedad Civil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, presentó el trabajo de su área para impulsar la creación de lactarios en los lugares de trabajo, ya sean públicos o privados. Por su parte, Gianina Rupire Añasco, de la Dirección General de la Familia y la Comunidad, del Ministerio de la Mujer y Comunidades Vulnerables de la República de Perú, compartió la experiencia peruana, país que registra las tasas más altas de lactancia materna exclusiva en América Latina. La funcionaria destacó que la creación de lactarios, además de ofrecer claros beneficios para las familias, impacta positivamente en las empresas al reducir el ausentismo, mejorar el clima laboral y promover el desarrollo profesional de las mujeres.

Anuncios